Amalgama dental (odontología)

totalmente antiestética

 

La amalgama es un material de restauración utilizado en odontología, que resulta de la aleación del mercurio con otros metales, como plata, estaño, cobre, zinc u oro.

La aleación más utilizada en Odontología es en base a Mercurio, Plata, Estaño, Cobre y Zinc. Posee un color plateado, el cual es antiestético para los pacientes, ya que no tiene propiedades ópticas compatibles con la estructura dental. La amalgama tiene el mayor desempeño en cuanto a seguridad y relación costo-beneficio, a diferencia de los nuevos materiales restauradores como las resinas compuestas, las cuales son más costosas.

BLACK: dosificó los componentes de la amalgama y obtuvo una proporción de materiales para las restauraciones dentales:

- Plata (Ag): 67% de masa – Estaño (Sn): 25-27% – Cobre (Cu): Si se aumenta el porcentaje de 6 % el excedente no reacciona quedando como cuerpo inerte. – Zinc (Zn)

El proceso mediante el cual se unen los metales sólidos con el mercurio se denomina amalgamación, pero antes de realizar este proceso es necesario conformar las aleaciones para amalgama dental. La especificación N

o. 1 de la ADA (American Dental Association) exige que las aleaciones de amalgama tengan principalmente Plata y Estaño.

En odontología, se habla más concretamente de “amalgama de plata”, para referirse a la aleación utilizada para obturar las cavidades que aparecen como consecuencia de las caries y así restablecer la función masticatoria y devolver estabilidad mediante la reposición con este material de los tejidos perdidos. La amalgama se colocará en alguna de las cavidades de Black según el tipo de lesión que haya que obturar. Éstas son siempre retentivas ya que la amalgama no se adhiere al tejido dentario. Hoy día estos materiales no se utilizan.

 

Posibles reacciones secundarias de la amalgama dental:

El mercurio es un metal pesado altamente tóxico. La intoxicación por metales pesados puede ocasionar patologías o agravar otras. Siete empastes de amalgama corresponden a un peso de unos 2 gramos de mercurio puro. En Alemania la media son 12 empastes por ciudadano (3 a 4 gramos). Tan solo un gramo de mercurio conduciría a la muerte por inyección directa. Soportamos esta gran cantidad de mercurio porque en primer lugar existe en su forma metálica, que relativamente es poco tóxica y en segundo lugar porque se disuelve y es absorbido por el cuerpo lentamente. A solo 20 grados centígrados se evapora el mercurio y en esta forma de vapor es altamente tóxico. Al existir en la boca a veces temperaturas entre 40 y 60 grados, continuamente se libera vapor de mercurio y es absorbido por el cuerpo. Esta liberación de mercurio aumenta por masticar fuertemente, pastas dentífricas con fluor, comidas y bebidas calientes o ácidas, fumar y masticar chicles. ¡Investigadores de la Universidad de Erlangen (Alemania) descubrieron que al masticar chicles el contenido de mercurio en la saliva sobrepasa el valor máximo autorizado de mercurio en agua potable por el factor 190!´´lpo

 

You must be logged in to post a comment.